Finales

Finales

El curso académico es como un embarazo, igual de largo y sobre todo al final, igual de doloroso. Ahora mismo estamos en plenas contracciones, en ese “aprieta que ya sale” para pronto ver asomar esa cabecita con ojos azul piscina o verde mar que con tanto ansia esperamos. Después llega la baja por maternidad, en la que se empieza a disfrutar de esa criaturita que lleva tu sangre. Y a los estudiantes les llega el verano, en el que disfrutan todo lo que no han podido durante el curso.

Pero aunque falte poco, todavía estamos en las contracciones. Y no vale relajarse, no hasta que esté todo hecho y el niño haya nacido. No vayamos a vender la piel del oso antes de cazarlo. Sé que los pelillos de los brazos se están poniendo rubios, sé que la piel está cogiendo un color dorado precioso, y sé que el cuerpo pide verano. Pero tenemos que estudiar. A pesar de que todos nos convirtamos en expertos en observación de nubes desde la ventana cuando atardece, tenemos que estudiar. Porque señores, lo que hace que esos atardeceres sean preciosos, son las nubes con sus colores imposibles, no el sol.  Esas nubes son al mirar al sol, lo mismo que los exámenes a nuestro verano, o las contracciones al parto. Un obstáculo. Que puede ser hasta bonito, dependiendo de cómo lo miremos. Ahora enfrentémonos al obstáculo como los aviones, que despegan con el viento en contra, no a favor. Que ya después volaremos.

Esfuérzate. Cuando estés tan harto de estudiar que mires las redes sociales cada cinco minutos para comprobar que no ha pasado absolutamente nada en ese tiempo o cuando preferirías estar haciendo algo tan aburrido como limpiar la pecera antes que estar ahí sentado, esfuérzate. Porque es lo que va a marcar la diferencia entre tú y los demás. Ahí es cuando el resto se rinde. Tu no. “Cuando no puedes más y aun así sigues, es cuando luchas contra ti mismo, y es cuando empiezas a mejorar”, decía cuando corríamos uno de los mejores profesores que tuve en el colegio. Lucha contigo mismo. Lucha contigo mismo y gana. Porque en la lucha con los exámenes, sólo vale sacarlos adelante, sólo vale ganar.  Y hazlo paso a paso, poco a poco; como dice Al Pacino en Un Domingo Cualquiera, pulgada a pulgada.

Y hazlo, porque va a merecer la pena. No se trata de hacerlo perfecto, sino de terminar y ver que has sacado lo mejor de ti. Y para dar el máximo, lo mejor es rodearse de gente que sume; gente que reste hay a patadas. Rodearse de gente que confíe en ti, que te ayude a llegar a tu meta, que haga de tus problemas los suyos. Si la felicidad sólo es completa si se comparte, la carga también hay que dividirla. Búscate a alguien como Gil Reyes, el entrenador de Andre Agassi, quien según cuenta el propio Agassi en su biografía Open un día le dijo lo siguiente:

2015-05-27 19.09.14

Y como en los embarazos, esto también es cuestión de plazos y de tiempos. Es necesario organizarse bien. Y no vale eso de hacerse horarios súper coloridos para después no cumplirlos. Si nos organizamos bien, da tiempo a todo. Incluso nos sobra. Esto me lo hizo ver en una charla Jacobo Parages, un hombre de retos quien, a pesar de tener espondilitis anquilosante, puede presumir de haber nadado el estrecho de Gibraltar, o ser una de las ocho personas en todo el mundo que ha hecho, también a nado, los 40km que separan Mallorca de Menorca. Todo vino cuando al contar de dónde sacaba tiempo para entrenar dio un dato. En España pasamos de media tres horas al día pegados a la televisión. Si nos sobra tanto tiempo para ver la tele, es imposible que nos falte tiempo para hacer otras cosas. Y aunque no soy el más indicado para decirlo, es cuestión de organizarse bien.

A la vuelta de la esquina nos esperan el sol, las playas y la brisa fresca de las noches de verano. También nos esperan esas aceitunas después de una carrera nadando a la boya, y por supuesto el olvidarnos de en qué día vivimos. Y cómo no, esas chicas de verano. Último esfuerzo que en nada tenemos los anuncios de Estrella Damm que dan el pistoletazo de salida.

Así que señores, ánimo y al toro, que es una vaca. Afrontemos esta última recta sin miedos y sin agobios, que como me decía mi abuela, la vida es otra cosa.

Nos leemos después de exámenes. Besos, abrazos y no crean en la suerte, sino en el trabajo bien hecho.

Atumanera

Si quieres puedes seguirme en mi Twitter @lifeesotracosa

Anuncios

2 comentarios en “Finales

  1. Un blog magnífico. Tu padre me mandó el link pero no me dijo de quien era. A pesar de que Firefox me amenazaba con los fuegos eternos si entraba, tu padre me dijo que era seguro, así que le creí. Deduje que eras tú por datos en los comentarios y por lo de Atumanera.
    Estupendo! Sigue así. Un abrazo,

Deja un comentario (no es necesario introducir el correo electrónico)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s