Con los dedos de una mano

Con los dedos de una mano

Ya es verano. Por delante aún casi dos meses de vacaciones, llevo estos últimos días de fiesta en fiesta, y me acaba de entrar un Whatsapp de mi hermana diciéndome que me ve un poco “plof”. Algo no cuadra, ¿verdad? Pues mi hermana, como casi siempre, tiene razón.

Parece que es tiempo de decir adiós. El mejor ejemplo es Iker Casillas, que la semana pasada dijo adiós al Real Madrid. El ídolo de mi infancia, la persona que hizo que un niño pidiera a los reyes unos guantes de portero cuando los demás niños pedían las equipaciones de Raúl o Zidane; dice adiós al club de su vida. Bueno, más bien hasta luego. Y encima lo hace diciendo que no quiere que se le recuerde  por haber sido mejor o peor portero, sino por haber sido una buena persona. ¿Cómo no admirar a un tío así?

Como Casillas, yo no diré adiós, sino hasta luego. Se lo diré de forma sincera, de corazón, a dos amigos, un amigo y una amiga de esos que se cuentan con los dedos de una mano. Sé que aunque se vayan de España unos años y nos distanciemos por un tiempo, cuando vuelvan todo habrá quedado, como mucho, en un punto y seguido.

Habrá quien lea esto y le parezca de cursi para arriba. Yo les digo que elegir un buen amigo es como elegir un buen reloj. En cuanto encuentras el que se ajusta perfectamente a ti, no quieres otro.

Les hablo de encontrar a alguien con quien hablar, pero de verdad, no de tonterías; alguien que sepa cómo te sientes con solo mirarte. Una persona que te sorprenda. Que te diga lo que no quieres oír. Que te alabe en público y te reprenda en privado. Alguien que te coja de la mano y te enseñe cosas que no conocías. Alguien que consiga que tú, cabezota, cambies de opinión.

Les hablo de que te guste la misma chica y en vez de declararse la guerra haya un pacto de caballeros. De tomarse unas cervezas juntos celebrando con humor que ninguno de los dos consiguió conquistar a aquella chica. Alguien que te apoya cuando estás solo porque estas cambiando de grupo de amigos. Que te mantiene con los pies en el suelo cuando las cosas te van de maravilla. Alguien que tiene la puerta de su casa abierta siempre para ti. Que cuando se cabrea y tira pullitas, duelen como puñales. Personas que te enseñan que el orgullo no engorda.

Siempre he tenido debilidad por la gente rápida de mente, que juega con la ironía, que te vacila. Siempre desde el cariño, y con el objetivo de sacar una sonrisa. Debilidad por la gente que cuenta contigo para todos y cada uno de sus planes.

Esa amiga que te da un plantón cuando has quedado con ella y luego se cruza una ciudad que ni conoce para pedirte perdón y ver qué tal estas, a esa amiga no la cambio yo por nada. Y a ese amigo que le encargas reservar un hotel, reserva sin darse cuenta una noche de menos y te toca dormir en la calle devorado por mosquitos, a ese amigo me lo llevaba al fin del mundo.

Qué les voy a decir yo de esas personas que has visto crecer contigo. De esa gente que te permite llenarles el hombro de lágrimas. Que cuando te caes no te ofrece una mano, te ofrece las dos.

Hablo de sentir tanto cariño por una persona que hasta te ha hecho dudar si un chico y una chica pueden ser sólo amigos. De acompañarles en su primera subida a la lancera de un parque de atracciones (y meter miedo en el ascenso, por supuesto). Y de decir que esa noche se vuelve pronto, y luego no necesitar iluminar con el móvil la cerradura porque ya lo hace el sol.

Los amigos hacen cosas que tú no harías. Desde mandar al compañero a pedirle salir a la chica que te gusta cuando eres pequeño, a cosas que te sorprenden. Yo nunca me olvidaré de una noche volviendo de fiesta en las islas griegas.

Una de las no muchas cosas a las que le tengo miedo es a bañarme de noche en el mar. Es una tontería, y no sé por qué tengo ese miedo, el caso es que lo tengo, y al parecer mucha gente también lo tiene. Pues bien, éramos cuatro y volvíamos paseando por la orilla de la playa. Y no sé cómo salió el tema de bañarse de noche. Y cómo no, hubo un reto que consistía en ir a tocar la última boya y volver. Yo por supuesto dije que ni en broma. Y estaba cien por cien seguro de que a mi amigo ni se le pasaba por la cabeza meterse, que también le daría miedo. Pues antes de terminar de pensar esto, el chaval ya estaba en el agua nadando. Más allá de mi mayúscula sorpresa y al verles alejarse en la oscuridad me di cuenta que uno de los pocos motivos que harían que yo me metiera sería ir detrás de ellos en caso de que les pasara algo. El poder de la amistad, lo llaman algunos.

Busquen a alguien con quien hacer planes. Aunque sólo uno de cada diez llegue a realizarse. Busque al patito de goma que esté dispuesto a flotar a su lado. Y busque una canción que compartir con ese amigo. La mía es Take on Me de a-ha desde que este buen amigo la descubrió en mi móvil. Le encantó, y se pasó un mes de viaje pidiéndome periódicamente el teléfono para oírla. Ahora cada vez que estamos en una fiesta y suena (muy pocas veces porque esta música ya casi no la escucha nadie en mi generación, y menos aún en una fiesta) los dos adoptamos sin quererlo una mirada a los Julio Iglesias como esta.

Porque es inconcebible imaginarse a C3PO sin R2D2, a Sam sin Frodo, o a Timón sin Pumba. Siempre hay un roto para un descosido. Y un amigo para cubrirte la espalda.

Pero sin duda lo mejor de los amigos son las anécdotas, los grandes momentos que recordarás toda tu vida. Y si tú no puedes, ya estarán ellos ahí para recordártelo.

Por eso espero amigos míos, que en París, San Salvador, Abu Dhabi, La Haya o donde estéis, sigamos viéndonos. Pero aún por encima de eso, que sigamos compartiendo momentos de esos dignos de recordar.

No sé quién lo dijo, pero tenía toda la razón. Quien tiene un amigo, tiene un tesoro.

Atumanera

Si quieres puedes seguirme en mi Twitter @lifeesotracosa

Anuncios

Un comentario en “Con los dedos de una mano

Deja un comentario (no es necesario introducir el correo electrónico)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s